28 septiembre 2010

Carlos Gardel | El Mito del Tango


Buenos Aires / Argentina


Después de pasar a primeros de este mes de Septiembre, 10 días en Buenos Aires, queríamos compartir con vosotros de forma breve, algunas de las experiencias vividas por Bossa Nova Clube en esta preciosa ciudad de Argentina.

Musicalmente hablando, es una ciudad abierta a todo tipo de estilos y tendencias, pero lo que quizás nos ha sorprendido más, es su gran vocación y devoción por el Tango.
Lejos de lo que sucede en otras grandes capitales dónde la música popular autóctona, por temas de modas, rentabilidad y consumo, va degenerando gradualmente con el paso del tiempo perdiendo sus raíces y acabando casi convertida en moneda turística de cambio, el Tango en Buenos Aires, es verdadero, extraordinariamente bien conservado y formando parte activa de la cultura colectiva.

Bandoneón de la Casa-Museo donde vivió Carlos Gardel
C/ Jean Jaurés, 735 / Abastos / 
Buenos Aires / Argentina


La pasión por el Tango en Buenos Aires, se manifiesta diariamente por ser el protagonista principal de los numerosos espectáculos en los completos programas culturales de teatros y/o espacios musicales donde habitualmente acuden tanto los turistas como los porteños.

Hemos podido comprobar que existen barrios, calles, casas, monumentos, museos, restaurantes, etc., dedicados temáticamente al Tango y a su Historia.
Sobresaliente y de obligada visita la Casa-Museo donde vivió Carlos Gardel, verdadero Patrimonio de la ciudad, en su continuo homenaje a este eterno Mito del Tango.





















Buenos Aires, con sus grandes y bien diseñadas avenidas, monumentos, antiguos cafés, restaurantes, comercios y tiendas de antiquarios, es uno de los destinos más interesantes de América Latina.
Destacar los famosos y atrayentes barrios de La Boca, Caminito, San Telmo, Puerto Madero, Palermo, La Recoleta y Centro.



Carlos Gardel que inmortalizó tangos como "Volver", "Caminito", "A media luz", "Por una cabeza", "El día que me quieras", "Uno", etc., es quizás para la mayoría de los argentinos, el icono, el símbolo, el Mito del Tango, y en la actualidad, se ha convertido en auténtica leyenda.
En paredes, fachadas y murales, es habitual leer: "Antes morir que olvidarte", en referencia al gran cariño y admiración por Gardel, que falleció en fatal accidente de aviación (cuando estaba en el punto más álgido de su carrera).


Para acompañar musicalmente este post sobre Buenos Aires, hemos seleccionado la canción "Cambalache", tango compuesto por Enrique Santos Discépolo en 1935.
A pesar de que la letra, está inspirada en la Sociedad del primer tercio del Siglo XX, este tango conserva desgraciadamente todavía plenamente su esencia y vigencia en este Siglo XXI, que vivimos. 
Por su transcendencia, arraigo popular y belleza, podría servir como ejemplo y "patrón" de la estructura y armonía musical del Tango, así como de la pasión y el espíritu porteño.




Carlos Gardel nunca cantó la canción "Cambalache", por estar cronológicamente terminada, sólo unos meses después de su trágico accidente.
Su muerte fué una circunstancia, que realmente conmocionó a la Sociedad de la época.








Cambalache
Enrique Santos Discépolo (1935)

Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé.
En el quinientos seis y en el dos mil, también.
Que siempre ha habido chorros, maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos, barones y dublés.

Pero que el siglo veinte es un despliegue de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue...
Vivimos revolcaos en un merengue y en un mismo lodo todos manoseados.

Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor,
ignorante, sabio o chorro, generoso o estafador.

Todo es igual...!
Nada es mejor...!
Lo mismo un burro, que un gran profesor.
No hay aplazaos ni escalafón, los ignorantes nos han igualao.

Si uno vive en la impostura y otro roba en su ambición,
da lo mismo que sea cura, colchonero, Rey de Bastos, caradura o polizón.

Qué falta de respeto, qué atropello a la razón...!
Cualquiera es un señor, cualquiera es un ladrón...!
Mezclao con Stavisky va Don Bosco y La Mignon,
Don Chicho y Napoleón, Carnera y San Martín...!

Igual que en la vidriera irrespetuosa de los cambalaches
se ha mezclao la vida, y herida por un sable sin remaches,
ví llorar la Biblia junto a un calefón.

Siglo veinte, cambalache, problemático y febril...
El que no llora no mama y el que no afana es un gil.
Dale, nomás...!
Dale, que va...!
Que allá en el Horno nos vamo’a encontrar...!
No pienses más, sentate a un lao, que ha nadie importa si naciste honrao...

Es lo mismo el que labura noche y día como un buey,
que el que vive de las minas,
que el que mata, que el que cura,
o está fuera de la ley.



"Cambalache" formó parte del repertorio de Joan Manuel Serrat en uno de sus primeros Conciertos en la ciudad de Buenos Aires.

Para terminar está mini-crónica de viaje, comentar que después de muchos años de amistad "virtual", tuvimos la suerte de conocer personalmente a Rosana Tealdi de Bossa Nova en Argentina.
Gracias Rosana por tu alegría, cariño y ahora también, amistad en 3D.





Bossa Nova Clube, brinda virtualmente por los fantásticos días vividos en la interesante y hospitalaria ciudad de Buenos Aires, con la certeza de volver a visitarla en tiempo futuro.

Viva Buenos Aires...!

2 comentarios:

  1. Les agrego que el autor fue un poeta, autor importante, que los Cambalaches son negocios de compra-venta de todo y que los personajes si mi memoria no me falla: Stavisky: Estafador, Don Bosco, benefactor ligado a la religión, La Mignón : personaje femenino de vida airada, Don Chicho: mafia, Napoleón (!) Carnera: boxeador. San Martín: máximo héroe histórico argentino/ americano
    Y es cierto, que lo que describe este tango inmortal es hoy tan vigente o más que cuando se escribió. Gracias por mencionarlo y saludos ROBERTO E. TULLETT (Un aprendiz de BOSSANOVISTA)

    ResponderEliminar
  2. Gracias ENRIQUE | Gracias por tus comentarios tan esclarecedores y precisos en relación a este Tango eterno | Encantado de tenerte x aquí...!
    Abraços desde Rio de Janeiro.

    ResponderEliminar

Comentarios y/o sugerencias