19 diciembre 2010

Feliz Navidad 2010

Querid@ Desafinad@,
Bossa Nova Clube te desea una Feliz Navidad 2010,
y un fantástico 2011, lleno de alegrías, suerte, y por supuesto, de buena música!

AÑO NOVO / BOSSA NOVA!
Feliz Navidad / Feliz Natal / Merry Christmas / Joyeux Noël / Καλά Χριστούγεννα / God Jul / Vrolijk Kerstfeest / Buon Natale / メリークリスマス / С Рождеством / Frohe Weihnachten /عيد ميلاد مجيد / क्रिसमस की शुभकामनाएँ / Wesołych Świąt / Maligayang Pasko / Mutlu Noeller...!

14 diciembre 2010

Francis Albert Sinatra & Antônio Carlos Jobim | Perfect Duets!

Francis Albert Sinatra / 12 Diciembre 1915 - 14 Mayo 1998
Antônio Carlos Jobim / 25 Enero 1927 - 08 Diciembre 1994


Era Diciembre del año 1966, y si en aquella época, alguien descolgase el teléfono, y al otro lado de la línea, a más de 10.000 Kms de distancia, estuviese Frank Sinatra, seguro que esto hubiera sido motivo lo suficientemente importante para contener la respiración, mientras que el corazón del interlocutor se iría acelerando latiendo a revoluciones de Ferrari.

Como se puede explicar al hombre de hoy, lo que aquello significaba?
No hay equivalentes en el "show business" actual. Ninguno de los Mega-Stars pos-Sinatra, ha conseguido acumular el mismo volumen de poder, prestigio, glamour e inaccesibilidad, al mismo tiempo.
Muchos de los ídolos de hoy, pueden tener alguna de éstas características, pero las cuatro juntas y en tal cantidad..., sólo The Beatles pueden haber sido algo parecido a lo que estamos hablando.

Desde 1964, el Rancho Mirage, la fortaleza de Sinatra en medio del desierto en Palm Spring, ya emitía señales de que "La Voz", quería grabar las canciones del brasileño Antônio Carlos Jobim.
Pero con Sinatra las cosas suceden solamente cuando él está convencido de que es ahora el momento exacto de que sucedan.

Al igual que otros cantantes, él estaba buscando un nuevo tipo de material, y la Bossa Nova tenía la calidad, sofisticación y atracción comercial más de la necesaria.
Y para Sinatra, la Bossa Nova era Tom Jobim.

Ray Gilbert pasó el teléfono a Sinatra, y éste dijo directamente a Jobim: “Quiero hacer un disco contigo, y quisiera saber si te gusta la idea.”
Tom dijo: “It´s an honor”, I´d love to”.

Sinatra mencionó al alemán Claus Ogerman para la dirección y arreglos del disco, a lo que Tom accedió enseguida.
Tom sugirió un batería brasileño. Sinatra dijo sí.
Sinatra le preguntó si podía viajar inmediatamente a Los Ángeles, para comenzar a trabajar con Ogerman. (Lo que significaba que las canciones habían sido ya elegidas).
"La Voz", dio su última orientación: “No tengo tiempo de aprender canciones nuevas y detesto ensayar, vamos a grabar las más conocidas. Los standars más clásicos”.

La grabación fue marcada para finales de Enero, y con esto, los dos se despidieron y cada cual cogió su avión: Tom, para los Ángeles, y Sinatra para Las Barbados. (Un poco para preparar su voz, y otro tanto para intentar recuperarse de la tremenda crisis matrimonial con Mia Farrow. Este matrimonio ya estaba virtualmente roto en aquel momento).

Por otro lado, Antônio Carlos Jobim, una vez pasada la euforia inicial de soñar con la posibilidad de que su música fuera a ser interpretada por el dios de su generación, bajó a la terrible realidad: Era el ahora o nunca de su carrera.
Llegaría a Los Ángeles, y sería instalado en un apartamento con piano y frigorífico en el hotel Sunset-Marquis.

Claus Ogerman lo veía diariamente y los dos acordaban, ajustando con precisión de experto relojero, los delicados engranajes de los clásicos “Garota de Ipanema”, “Dindi”, “Corcovado”, “Meditação”, “Inútil paisagem”, “Insensatez” y “O amor em paz”.
Tres canciones americanas serían incluidas en el programa, después de pasarlas por la malla superfina del filtro de la Bossa Nova. El trabajo con Ogerman no duró mucho tiempo, siendo además ambos conscientes, de que todo sería resuelto por Sinatra en el mismo Estudio, en la hora de la verdad.

El 25 de Enero, Tom Jobim cumpliría 40 años. Que gran regalo, el poder tocar con Sinatra.

Treinta años atrás, su padrasto alquilaba un piano para que su hermana Helena estudiara en él. El piano viejo, feo y destartalado, fue instalado en el garaje de su casa en Ipanema.
A Helena no le interesaba mucho el asunto, pero a él sí. Podía contabilizar miles de horas de estudio, otras tantas recorriendo toda clase de boates e "inferninhos" en Rio de Janeiro (algunos horribles), y todavía podía sumar otras tantas en los Estudios de grabación.
Las cosas habían mejorado mucho. Sus teclados eran ahora impecables y relucientes, y lo que era lo más importante: Con todas las notas en su sitio.
Y allí estaba él, en Los Ángeles, en aquella habitación del hotel, en vísperas de tocar para Francis Albert Sinatra.

El productor Sonny Burke, le llamó para decirle que comenzarían a grabar el día 30. Ya había fecha concreta.

Todo había comenzado como si se estuvieran desarrollando los Campeonatos del Mundo de Delicadeza y Suavidad, las canciones estaban compuestas en su mayoría por Antônio Carlos Jobim.
Melodías dulces, llenas de sensibilidad y ternura.
Tanto, que parece que cualquiera de éstas canciones, se pondría a llorar en cualquier momento si no se la trata con el suficiente cariño y mimo.
Poner un par de trompetas en un arreglo para una de estas canciones, es tan criminal como lavar la mejor cristalería de Bohemia, dentro de una mezcladora de cemento...
Parece como si todos se esforzaran en ser más silencioso que el vecino, en conseguir más silencio que los demás. Hoy los decibelios son considerados como armas peligrosas.
El arreglista, escribe una música que “anda de puntillas”, eliminando algo de percusión aquí, un ruidito allí, y en definitiva, suprimiendo cualquier sonido seco que pudiera destacar en alguna canción... Está trabajando como un gusano de seda.




Después de interpretar “Dindi”, Sinatra dice en tono bromista: “No he cantado así de suave, desde que tuve aquella laringitis”.
Canta de una manera tan dulce, que si intentara cantar todavía más tenue, tendría que hacerlo acostado.
Sinatra estaba "cantando baixinho", como la Bossa Nova exigía.

Según el diario de grabación, horas antes, Sinatra y cía. llegaron al Estudio Uno de la Warner, en Sunset Strip. Poca gente anda por ahí, a excepción de un par de policías.
Sinatra ha llegado media hora antes de lo previsto. Lo nunca visto.
Se pone a ensayar la melodía de las nuevas canciones. Silbando suavemente, eliminando asperezas.
La cabina de control empieza a llenarse de gente. Gemelos de oro, uñas postizas Revlon, corbatas de Countess Mara.
Afuera, al otro lado de los dobles cristales de la ventana, músicos con estuches de violín negros, entran en el estudio con circunspección, comentando el tiempo que hace en Boston, la última del Gobernador de Berkeley, cualquier cosa menos “pizzicato”.
Había una lista en la puerta con el nombre de las personas que tenían permitida la entrada. Sinatra preguntó por todo un grupo de personajes con gorras de propietario de yate y bigotes grises, que estaban a lo largo de la pared del Estudio.
Fue informado de que se trataba de brasileños que acompañaban al presidente de la Grabadora, Mick Martrand.
Sinatra los fusiló con una mirada.
Uno de éstos brasileños, era Aloysio de Oliveira.
Habían tenido suerte !!
Como se acostumbraba a decir, no es que Sinatra viviera cercado por "yesmen", porque cuando Sinatra dice no, todos dicen no.


Según cuenta el propio Aloysio de Oliveira cuando recuerda lo sucedido en aquella grabación histórica: “Absolutamente todo y todos estábamos bajo la personalidad de Sinatra”.

Bueno, todos excepto el batería Dom-Um Romão, que daba la impresión de que a la más mínima subida de tono de Sinatra o de alguno de sus técnicos, abandonaría la grabación con un gesto de corte de mangas, por ejemplo.

Tengo que decir, que salvo ésta excepción, también estábamos todos muy nerviosos y excitados por el acontecimiento. Curiosamente Tom no estaba tan alterado: Al fin y al cabo, él ya había grabado muchas veces con João Gilberto.

Y entonces, casualmente a las ocho de la noche, exactamente a las ocho, Sinatra se vuelve hacia el director de orquesta y le dice : “Bueno, probamos una, Eh?”.
Así de primeras, se diría que la cosa no arrancaba del todo bien. Sinatra está en todo. “Vamos a ver..., darme un LA, Eh?”, y da la señal con un chasquido de dedos.
El LA pasa rápidamente de una sección a otra: del piano a la cuerda y de la cuerda a la madera.
Tocan la canción una vez. Entonces..., descanso. Interminable.
Igual que a la espera de un veredicto. El arreglista y el director de orquesta, preocupados, miran hacia Sinatra. “Tempo?”. “No, el tempo está bien. Es la única manera de hacerlo. Hay que atenerse a él”.

Sinatra habla con plena seguridad: Sólo hay un tempo para esta canción; cualquier otro no sería el indicado para el caso.
Un ensayo más, con el fin de limar unas cuantas asperezas más.
El mismo Sinatra al llegar a la parte difícil del puente, se para en seco. Silencio. Mira a su alrededor. Se señala con el dedo como culpable. “Esto era un viejo Chesterfield que ha vuelto a las andadas..., igual que en 1947...”

Siguiente toma de sonido. Pobres de los que tienen que soplar en su instrumento. Empieza la grabación, no pasan dos minutos, y un trombonista dejó la vara de su instrumento deslizarse unos milímetros fuera del compás, y Sinatra se dio cuenta.
Evidentemente fue él. Le es imposible mirar hacia otro trombonista; él es el único del Estudio. Así que se queda ahí sentado, con una boina de fieltro colocada en la campana del trombón para que el sonido salga más amortiguado. El pobre trombonista lo acepta.
Sinatra le mira. “No te esfuerces...”, dice.
El trombonista intenta bromear: “Si soplo más suave, el aire acabará saliéndome por la nuca”.


Cerca de Jobim, está su batería personal, un brasileño que parece estar simultáneamente despierto y adormilado.
Vino especialmente en avión a Hollywood para esta sesión, pero no desde Rio, sino de Chicago.
Su nombre es Dom-Um Romão; parece un vendedor de alfombras persas. Entre una toma de sonido y otra, se cruza de brazos. Mientras todo el mundo está pendiente de las observaciones del director para mejorar la próxima toma, él está seguro de que su “feeling” ha sido perfecto. Está en lo cierto.

Dom-Um-Romão, Tom & Sinatra



Contrastando con la tranquilidad de este músico, está el director.
Es el alemán Claus Ogerman, con su jersey de cardigan azul abrochado hasta arriba, almidonado de los pies a la cabeza.
El acento, energía y la forma de construir sus frases típicamente germánicas no le han abandonado...
Sigue la actividad en el Estudio, el productor Sonny Burke, cuyas canas se pasean de un lado a otro, arreglando detalles de última hora en los números, dispuesto a levantar diques de silencio contra cualquier marea de ruido.
Al otro lado, está Ray Gilbert, productor de Jobim, hablando en voz baja con él en portugués.

En el número siguiente, Jobim va a cantar a dúo con Sinatra.
Jobim (Sinatra le ha puesto el mote de “Tone” = Tono), se inclina hacia su micrófono.
Despeinado, con la boca moviéndose con precisión, articulando cada letra, abriendo y cerrando los labios con la perfección con la que usted firmaría un cheque a su favor por importe de 100.000 $.
Este hombre-adolescente, delgado y soñador, habla despacio en medio de un mundo que va demasiado deprisa.
Tom no se altera lo más mínimo por el clamor humano; los murmullos de su propio corazón le emocionan más.
La última nota de la canción. Todos quietos hasta que los platillos han dejado de vibrar. Inmóviles todos como estatuas.
Sólo Sinatra, insaciable, curioso e impaciente como un niño, no puede esperar.
Esta toma le ha gustado. Se inclina hacia delante, mirando hacia el interior de la sala de control, con mirada interrogante hacia los ingenieros de sonido, como desafiándolos a que pongan alguna pega...
Algunos levantan su dedo pulgar hacia arriba, otros inician una leve sonrisa.
No hay pegas.
“Esto, dice Sinatra, esto es lo que tiene que ser el disco”.

Los que le conocen, comentan que pocas veces le han visto tan ilusionado y apasionado con algún proyecto musical, independientemente de su envergadura.


Durante la escucha de los play-backs, Sinatra se apoya sobre la tarima del director.
Desde el control, sólo vemos los puños blancos de su camisa y su frente, cuyas arrugas muestran preocupación. La preocupación en persona...
Parece como si estuviéramos en la última secuencia del rodaje de la película “El parto más difícil”...

Los demás le rodean y escuchan también. Los hombres no lloran, pero algunos ponen caras de una concentración tal, que resultan cómicas.
Escuchan intensamente, como intentando descubrir tesoros escondidos por detrás de unas voces que murmuran.
Terminó.
Sinatra vuelve a su sitio. “El número siguiente”...

Los demás, hablando a medias, sonriendo a medias, silenciosos a medias, no consiguen encontrar una frase que consiga describir su entusiasmo en términos definitivos.
Excepto Jobim.

Se acerca a Sinatra, con esa forma de andar tan personal, como si tuviera un chicle de menta pegado a uno de sus zapatos.
Pone su brazo encima del hombro de Sinatra, y dándole un fuerte apretón, le dice: “Esto es Bossa Nova”.
Ambos sonríen.
Jobim se vuelve para mirar a los que les rodean.
Su cara se ilumina, triunfante...
Está orgulloso de su cantante!





Curiosamente, la última grabación que realizó Antônio Carlos Jobim pocos meses antes de morir, fue para el disco Duets II de Frank Sinatra.
El tema es “Fly to the Moon”.





Tom, lo grabó en las peores condiciones físicas, pero puede que así pensara que era una forma de devolverle el favor que le hizo Frank Sinatra, cuando un día le llamó por teléfono allá a mediados de los 60, al entonces Café Veloso (Hoy Garota de Ipanema) de Rio de Janeiro, para proponerle trabajar juntos en un disco, que como ya sucedió con el LP Getz/Gilberto unos años antes, este vinilo es considerado una "Masterpiece" por todos aficionados a la Música Brasileña y el Jazz.
A partir de ahí, la carrera musical de Jobim, fue imparable, convirtiéndose en uno de los compositores más importantes del Siglo XX.


“Estoy profundamente afectado y triste por la muerte de mi amigo Tom Jobim.
Mi experiencia con él fue tan gratificante y creativa, como la cantidad de horas que pasamos conversando y reflexionando por las noches.
El mundo perdió a uno de los más talentosos músicos, y yo, perdí a un amigo maravilloso...
Es difícil comenzar a hablar, por donde empezar, recuerdo un Show que grabamos juntos para la TV, fantástico, superpremiado..., hacer un disco con él, grabar aquellas canciones maravillosas, inmortales de Jobim, fue una de las cosas más emocionantes de mi vida...
Me gustaría que Tom volviera otra vez de gira, se sentara al piano, y compusiera más, porque sin su música, la gente, se queda medio huérfana, sin tener que cantar.”

Frank Sinatra (8 de Diciembre de 1994).



P.S.: De toda la discografía de Sinatra, este disco es el único que contiene en la portada su nombre completo / Dice la leyenda, que intuyendo la futura transcendencia del mismo, no quería pasar a la Historia de la Música, siendo menos que su compañero Antônio Carlos Jobim.

07 diciembre 2010

Carta ao Tom 2010

16 años sin Tom Jobim / Maestro Soberano
25 Enero 1927 - 08 Diciembre 1994

Querido Tom,

Gracias por cada nota distraída, precisa, económica y genial de tu piano.
Gracias por tu visión disonante y armónica de la música,
la naturaleza y la vida.
Gracias por hacerme tan feliz.

Cada vez que abrías tu piano, el mundo mejoraba,
y 16 años sin tus canciones son muchos...

Chega de Saudade/Basta de Nostalgia,
el título de tu canción que cambió mi vida, es de nuevo, la emoción
y el sentimiento contrario de lo que estoy sintiendo ahora.

Los árboles, los pájaros, el aire, urubú, el mar, tu piano, la Bossa Nova,
Rio de Janeiro y yo, te seguinos echando de menos.


De Carlos prá Carlos con admiración infinita, carinho e amor

P.S..: Da un fuerte abrazo a Vinícius, Baden, Pixinguinha, Ary Barroso, Cartola, Jameo, Cyro, Nara, Noel, Bôscoli, Newton Mendonça, Sylvinha, Durval Ferreira, Tião Neto, Dolores Durán, Dorival Caymmi, Jhonny Alf y un beso especial para Elis.

Diles a todos, que sus trabajos merecieron la pena.

Rio de Janeiro, 08 Diciembre de 2010

02 diciembre 2010

Libro "O Barquinho vai..." | Roberto Menescal y sus Historias

Ayer día 01, Diciembre de 2010, en el Espacio Musical / Mega Music Store, Modern Sound en Copacabana / Rio de Janeiro, tuvo lugar la presentación oficial del Libro "O Barquinho vai..." de la escritora Bruna Fonte.
Este libro se centra en la biografía del músico, compositor y productor, Roberto Menescal.


Un ejemplar en formato elegante, con 135 páginas llenas de contenido histórico, vivencias, confidencias, anécdotas e histórias contadas en estilo narrativo, con una lectura muy amena.

Roberto Menescal, es uno de los principales nombres de toda la Historia de la Música Popular Brasileña (MPB), y uno de los principales creadores y protagonistas de la Bossa Nova.

Como escribe Bruna Fonte en la solapa de la contracapa del libro, Roberto Menescal, además de ser un hombre poseedor de vários talentos, es una persona muy especial, admirado por sus amigos, que le consideran una referencia, no sólo en el área profesional, sino también como ser humano.
Es por derecho, uno de los creadores de la Bossa Nova, manteniendo su marca registrada en la música brasileña al componer, interpretar, producir y/o descubrir grandes artistas. Con su arte, continúa llevando con todo orgullo Brasil y su música a todos los rincones del mundo.



O barquinho vai..., e a tardinha cai...El libro se divide en varios capítulos, donde la escritora, entra en contacto directo con el pasado, presente e incluso futuro del músico.

1) Menescal y la Música: "Tengo una vida muy completa. Caramba, que suerte que he tenido en la vida! Soy músico!
2) Menescal y Bôscoli, nuestras canciones son escenas de nuestras vidas: "Detrás de cada canción nuestra, hay una historia verdadera".
3) Los bastidores de la Música: "No tuve que escoger mucho los diferentes caminos dónde me llevó la vida. Ella es la que me va llevando y diciéndome lo que tengo que hacer".
4) Produciendo Arte: "Participé en la vida artística de muchas personas. Tuve también la suerte de estar en el lugar preciso y en la hora exacta".
5) ...Y el trabajo continúa!: "Pienso que todavía tenemos mucho trabajo que hacer en relación con la Bossa Nova".
6) Historias que no se olvidan: "Quién vive del pasado es samba-canção, pero hay cosas en la vida que no se olvidan...".
7) Pescador y jardinero: "Las cosas simples de la vida, son fantásticas".
8) Piés en la tierra / Realidad: "Es necesario aprovechar los momentos al máximo, para no perderse las cosas buenas que la vida siempre trae".
9) Gurús: "Muchas personas fueron importantes para mí, y dentro de esa escala de importancia, algunas fueron mis "Gurús" personales. Fueron aquellos que participaron en momentos decisivos de mi vida, dándome pistas y/o consejos muy importantes. Con toda seguridad, si no fuese por estas personas sobresalientes, hoy no sería exactamente el Roberto Menescal que soy hoy.
10) Família: "En mi família, nos queremos todos mucho. Mis 3 hijos son completamente diferentes, pero entre todos, tenemos una gran harmonía".
11) Lo que dicen de Menescal: Declaraciones de artistas y figuras importantes de las artes, ciencias y letras, en relación con Roberto Menescal.

En todos y cada uno de estos 11 capítulos, Menescal, hablando en primera persona, hace referencia a momentos importantes de la Historia de la Música Brasileña, y nos cuenta su relación personal con los más importantes artistas y/o personalidades de la época, con artículos por ejemplo, como:

La Bossa Nova no podía nacer en otro lugar
Jhonny Alf, el Gran Maestro
Tom Jobim, el "Gurú" de la Música
Sylvinha Telles, ella tuvo la valentía de confiar en mí
Um banquinho, um violão
Carnegie Hall, New York City (21-11-1962)
Elis Regina
Nara Leão
Leila Pinheiro
Wanda Sá
Leny Andrade
Monserrat Caballé
BossaCucaNova
Tom, Dolores e o poetinha
Vinícius de Moraes, una lección de vida
Miele & Bôscoli
Historias del Beco das Garrafas (RJ)
Viajes, etc.

Roberto Menescal, en el capítulo de mis "Gurús", se refiere a João Gilberto como "el Gurú de la sensibilidad", comentando lo siguiente:

"La primera persona (que recuerdo) que tuvo gran importancia e influencia en mi vida, fue João Gilberto".
Tocamos muchas veces juntos, y progresivamente, me fue dando vários consejos.
Recuerdo que empezó diciéndome: "A la hora de tocar, tienes que dar menos importancia a la velocidad, y dar más valor a la emoción". (A mis 18 años, yo estaba loco por tocar lo más rápido posible...)
Entonces, yo tocaba de nuevo, y el volvía a decirme: "Continúas dando más importancia a la velocidad. Vamos a tocar de otra vez muy despacio, para que compruebes que es más difífil tocar despacio que rápido. Tienes que visualizar el camino que hay entre un acorde y el siguiente".
Él me fue enseñando estas cosas en pequeñas dosis, y mi modo de tocar fue cambiando. Hoy tengo un estilo personal, que prácticamente viene de ahí, de todas aquellas pistas y consejos que João Gilberto en su día, me dió.



Desde las primeras páginas de este libro, el lector se convierte en cómplice de la escritora Bruna Fonte, y dentro de las historias, se transporta irremediablemente en el tiempo de alguna manera, participando y disfrutando de aquel Rio de Janeiro de los años 60/70. Aquel Rio de Janeiro, que ya no existe.

Obrigado Bruna, obrigado Roberto, la Bossa Nova y los "Desafinados" del mundo, agradecen / Abraços.

Bossa Nova Clube, recomienda la lectura de este libro.

30 noviembre 2010

João Gilberto en Madrid (19-07-1985) | Hipnotismo colectivo


Recuerdo perfectamente la interminable casi 1:30h de espera, el gran enfado general del público que llenaba el recinto, un enfado mezclado con nerviosismo y ansiedad ante una posible cancelación del Concierto.
Un malestar que desembocó en un escándalo monumental con abucheos, silbidos e insultos cuando él apareció (por fin) en el escenario…
En contrapartida a todo este tumulto y confusión inicial, está también grabado en mi memoria, el silencio absoluto e hipnótico después de las dos primeras canciones.


Aquel brasileño que tocaba Bossa Nova, reconocido internacionalmente como el símbolo de aquella música que nos apasionaba y que habíamos escuchado una y otra vez en los vinilos importados, estaba allí a tan sólo unos pocos metros de nosotros.
Por primera vez en Madrid y en España, se presentaba João Gilberto Prado Pereira de Oliveira.


João Gilberto, en medio del sofocante calor del verano de Madrid, vestía una social y gruesa chaqueta de paño con cuadros marrones e beige, y para armonizar su "coherente" indumentaria, calzaba unas zapatillas deportivas de tela blancas.
Para sumar a su perfecto "look" de profesor de instituto de barrio, estaban aquellas estéticamente raras y enormes gafas que secuencialmente se le iban resbalando del rostro en cada canción.
La imagen de
João Gilberto en el centro de aquel sobrio escenario, era cómo el título de aquella película del far-west "Sólo ante el peligro…!"
En medio de todo aquel enrarecido ambiente, JG estaba literal e inmensamente solo, muy concentrado en lo que estaba haciendo, aportando de forma natural, sus dos únicas e invencibles armas: Su afinadísima y reducida voz, y el sonido de su inseparable violão clásico (guitarra).

JG llenó el aire de Madrid con su voz susurrante y la magia de sus acordes disonantes a contratiempo, en un ritmo de balanço perfecto.

JG nos regaló entre otras canciones, "Tim Tim por Tim Tim", "Rosa Morena", "Sem Compromiso", "Retrato em Branco e Preto", "Chega de Saudade", "Garota de Ipanema", "Eclipse" (en español), "Menino do RIO", "Adeus América", "A Felicidade", "Estate", "Sandália de Prata", "Doralice", "Aquarela do Brasil", y la que fue sin duda fue la sorpresa de la noche, la canción "Pra que discutir com Madame", un Samba antiguo prácticamente desconocido y que escuchamos por primera vez aquel día.

Con cierta sorpresa y complicidad, durante el show nos mirábamos unos a otros, como queriendo certificar en el vecino, la emoción del momento y la confirmación de que estábamos asistiendo aquella noche tan especial del mes de Julio en el recinto castrense del Patio Central del Conde Duque de Madrid, a uno de los conciertos y/o espectáculos más grandes en nuestra vida.
Después de más de 25 años, en la distancia, puedo confirmar que aquella sensación fue y es verdadera.

Aquella noche para mí irrepetible,
João Gilberto tocó el alma de todos los afortunados que pudimos vivir aquella experiencia musical / Y fue para siempre.

Gracias a los archivos de Radio Nacional de España / Radio3 y al programa de Carlos Galilea "
Cuando los elefantes sueñan con la música", podemos escuchar el Concierto íntegro de João Gilberto en Madrid.





La calidad del sonido de este Concierto, es simplemente impecable.
Fue un momento gracioso cuando al final, con todo el auditorio entregado pidiéndole un "bis" y gritando "otra, otra…",
João Gilberto sonriendo contesto: - Pero…, ustedes todavía me aguantan?, Ustedes todavía me soportan? Qué maravilla…!
Respondiendo así en clara ironía a la hostil acogida del público en su recibimiento en el escenario, debido a su retraso.



Comentar también cómo otra inusitada anécdota e irregularidad manifiesta, la provocada por la Organización del Ayuntamiento de Madrid, en su programación de los Veranos de la Villa 1985, en su apartado "Noches de Bossa Nova".
Dicha organización oficial, en su programa difundido en prensa, radio, TV, etc., tenía anunciado dos días únicos para la música de Brasil, estando originalmente previsto para estas dos noches las siguientes actuaciones:

19 Julio 1985 / Antônio Carlos Jobim & Banda Nova
20 Julio 1985 /
João Gilberto


Y ocurría que João Gilberto, acababa llegar de participar y grabar el mítico doble disco y primero “ao vivo” de su carrera en el 19th Festival de Jazz de Montreux en Suiza.




Y Antônio Carlos Jobim por su parte, venía de su presentación por primera vez en España, en el IX Festival de Jazz de Vitória-Gasteiz, compartiendo "cartel do Brasil" con Gal Costa (17-07-1985).
João Gilberto y todo su equipo presionaron a la Organización de Madrid para invertir el orden de las fechas de los Conciertos.
Ante las exigencias y/o ultimátum del artista y con las entradas agotadas para los dos días, en aquella misma semana se procedió al cambio de fecha...
Así ocurrió, que hubo personas que en la misma puerta del Conde Duque, el día 19 pensaban que iban a asistir a Tom Jobim & Banda Nova, y fortuitamente, asistieron a
João Gilberto.

Todavía tengo guardada la entrada, un simple papel de color naranja (tipo resguardo de la tómbola) dónde se puede comprobar: 20 Julio 1985,
João Gilberto.

Agradecimiento especial de
Bossa Nova Clube a ©Kuto de Jazz Pictures, por la original aportación de su diseño e ilustración de João Gilberto que acompaña este post.
El primer contacto de Bossa Nova Clube con este artista genial que firma sus trabajos como ©Kuto, fue hace sólo unas pocas semanas atrás.
Hasta entonces éramos dos perfectos desconocidos que contactamos virtualmente con motivo de unos comentarios que escribí en su blog, en relación de un post que casualmente él hizo con anterioridad de este mismo Concierto de
JG en Madrid.
Iniciamos el clásico intercambio de e-mails, donde para más coincidencias, descubrimos que ambos estuvimos ubicados en la 1ª fila de la parte de la izda., sentados casi uno al lado del otro en aquellas incómodas sillas de madera tipo verbena.



João Gilberto, hasta la fecha, después de este histórico show, actuó otras 3 veces más en España:
- Año 1989, en el desaparecido Rockódromo de Madrid, compartiendo cartel con João Bosco y Caetano Veloso.
- Año 2000, en el Teatre Grec / Montjuit de Barcelona.
- Año 2003, en L'Auditori de Barcelona.

P.S.: Queda aquí por escrito, la promesa y el compromiso de adicionar futuramente en el Blog de Bossa Nova Clube, toda la secuencia fotográfica de este Concierto de
João Gilberto en Madrid.
Dichas fotos fueron realizadas en la época al pie del escenario, circunstancia difícilmente operativa en estos momentos.

Cómo anécdota personal, queda registrada en la grabación de este Concierto, mi petición "ao vivo" a
JG del tema "Doralice", una de mis canciones preferidas desde siempre, que él interpretó seguidamente... :))

23 noviembre 2010

Historia de la Bossa Nova # 3 | João Gilberto Prado Pereira de Oliveira

João Gilberto Prado Pereira de Oliveira, nació el 10 de Junio de 1931 en Juazeiro, estado de Bahia / Brasil.
Un muchacho inquieto, que como cuenta Ruy Castro en su libro “Chega de Saudade”, escuchaba en los altavoces de la plaza de su pueblo, los éxitos que el Sr. Emicles, dueño del único tocadiscos de la localidad, compartía con todo Juazeiro, como si de una radio local se tratara...
El Sr. Emicles, programaba regularmente para sus vecinos, los vinilos que compraba en su viaje semanal a la ciudad de Salvador de Bahia.
Allí estaban las últimas novedades internacionales y la música popular brasileña del momento como: "Bolinha de papel", de Os Anjos do Inferno; "Onde o céu azul é mais azul", con Francisco Alves; "Boogie-woogie na favela", con Cyro Monteiro; "Ave-Maria no morro", con el Trio de Ouro; "A primeira vez", con Orlando Silva; "Adeus, batucada", con Carmen Miranda; "O Samba da Minha Terra", con Dorival Caymmi, y sobre todo "Naná", con Orlando Silva, canción que ponía por lo menos tres veces cada día.














En 1948, Juazeiro era una ciudad de tan solo 10.000 habitantes, entre los cuales, estaba un chico de 17 años al que todos llamaban Joãozinho da Patu.

Aquel agitado muchacho, a pesar de ser el más inteligente de su familia, curiosamente era el único de todos sus hermanos que no tenía el diploma de graduado escolar.
Joãozinho, cuando con sus pantalones cortos, volaba en su bicicleta por las calles polvorientas de Juazeiro, en su interior, seguramente ya había escogido el camino más difícil de todos: Convertirse en João Gilberto.



A los 14 años, un padrino bohémio que estaba pasando sus vacaciones en Juazeiro, le regalo un violão (guitarra clásica). Era todo lo que él necesitaba.
Aprendió a tocar con "El Método Elemental Turuna", una de aquellas publicaciones mediocres, impresas en grueso papel de periódico.
El Turuna, primer contacto de JG con la música, no lo transformó en un guitarrista virtuoso, pero le enseñó los acordes suficientes para permitirle acompañarse e intentar armonizar las cambiantes voces de sus compañeros.

Con la teoría y la práctica básicamente aprendida, JG inició un recorrido por diferentes grupos y conjuntos vocales de la época en la ciudad de Salvador de Bahia, hasta que en 1950, llegó por primera vez a Rio de Janeiro para pertenecer (por una serie de coincidencias) al conjunto vocal de moda, Os Garotos da Lua.
Este grupo vocal era habitualmente contratado en todo tipo de fiestas, bodas y actos sociales, dónde algunas veces el evento acababa en peleas, riñas, etc…
João Gilberto era el único del conjunto que permanecía inalterable en el escenario, cantando en medio de aquella lluvia de sillas y botellas que atravesaban el espacio en el salón de bodas y fiestas...


Debido a las repetidas ausencias, impuntualidad, indisciplina de grupo y continuas discusiones por el modo de tocar y/o de cantar de sus compañeros de profesión, fue finalmente expulsado del grupo vocal Os Garotos da Lua, por rebeldía.













Después de la época de los conjuntos vocales, João Gilberto inició su carrera como solista, y su estilo musical fue como crooner romántico al más puro y marcado género Orlando Silva, su gran ídolo de juventud.
La primera grabación oficial en solitário de JG, fue en 1952, en un vinilo compacto de 78 rpm / matriz 096 de la grabadora Copacabana, con sólo dos canciones: "Quando Ela Sai" (A) y "Meia-Luz" (B).
Este disco pasó totalmente desapercibido; hasta tal punto, que muchas biografías oficiales de JG, lo ignoran.





Intentó relacionarse con la “clase musical” carioca, pero su fama le precedía, siéndole muy difícil sobrevivir económicamente en RJ..., y aquí empezó su “travesía del desierto” particular.
Cómo aquel buscador de tesoros que carece de brújula y de plano, pero con la convicción, seguridad interior y el firme empeño (obsesivo) de crear algo diferente, estuvo algunos años de aquí para allá, viviendo su exilio particular en casas de amigos y familiares en ciudades como Porto Alegre, Diamantina, Juazeiro y Salvador de Bahia, siempre lejos de la efervescente actividad musical carioca, dónde se sentía claramente rechazado.

Y fue en 1957, cuando João Gilberto decidió que ya era hora de volver a Rio de Janeiro.
Como cuenta con detalle Ruy Castro en su fantástico libro “Chega de Saudade”, João se encontró con su amigo Edinho, del Trío Irakitan.
Edinho le recomendó que buscase a un joven llamado Menescal que tenía una Academia de Música/violão y que estaba organizando un conjunto musical.
JG estaba en vísperas de cambiar radicalmente de vida.

João Gilberto llamó a la puerta de Menescal y con un simple "¿Tienes un violão ahí?, ¿Podíamos tocar alguna cosa?", inició una relación que resultaría clave en su futuro.
A partir de este informal encuentro, ambos jóvenes salieron juntos algunas noches, siendo JG presentado a un grupo de adolescentes talentosos e inteligentes de clase media que vivían en la Zona Sul de la ciudad.

Aquellos chicos tenían sus própias músicas, eran de buena cuna y hasta se peinaban con Gumex (brillantina). João estaba encantado con el grupo de amigos de Menescal, y le fue fácil introducirse en este ambiente progresista.
Una de las personas principales para la transcendencia de la Historia de la Bossa Nova que João conoció entre estos jóvenes, fue el fotógrafo de la discográfica Odeon, Chico Pereira.

Chico Pereira además de fotógrafo profesional, era aficionado al Jazz, a la aviación, al submarinismo, etc., además de ser el compañero de pesca de Menescal.
Nadie se explicaba cómo con todas estas actividades, en las que se empleaba a fondo, Chico todavía tenía tiempo para realizar las fotos y los retoques finales para todas las portadas de la grabadora Odeon.

Cuando João Gilberto cantó por primera vez en su apartamento de la calle Fernando Mendes en Copacabana, Chico experimentó la misma sensación y emoción que cuando conoció el fondo del mar. Con la ventaja, de que la voz y el violão de João Gilberto se podían capturar.
No perdió tiempo, buscó un micrófono, colocó una cinta virgen en su grabadora Grundig, y pulsó las teclas “play” y “record” simultáneamente...
Fue esta la primera de muchas cintas “caseras” que grabaría João Gilberto en su apartamento.



Para Chico Pereira, lo verdaderamente urgente, era que João grabase un disco lo antes posible. Y para esto, el camino más rápido y directo, era contactar con Antônio Carlos Jobim, uno de los maestros de la grabadora Odeon.

No fue fácil conseguir que João Gilberto tocase el timbre de la casa de Tom Jobim, sita en la calle Nascimento Silva, 107 en Ipanema.
Tom & João sólo se conocían de coincidir en las madrugadas del Hotel Plaza en Copacabana, donde habitualmente tocaba Jhonny Alf, y siempre guardaron las distancias, tanto en lo musical como en lo personal.

Antônio Carlos Jobim ya no era aquel pianista de boates e "inferninhos", preocupado básicamente en cómo pagar el alquiler del apartamento.
Tom Jobim musicalmente, había crecido enormemente, y se había convertido en un gran compositor, arreglista, maestro, y persona influyente en las discográficas.

Tom no se sorprendió de ver de nuevo a João Gilberto. Por comentarios, sabía que estaba de vuelta en Rio, después de pasar una larga temporada en Bahia.
La gran sorpresa fue cuando João cogió el violão y le mostró dos de sus composiciones: “Bim-bom” y “Hô-ba-la-lá”.

Tom se quedó realmente impresionado con aquel ritmo nuevo, desconocido..., además de comprobar en JG un cambio musical radical.
Aquel João que él conocía, que cantaba imitando a Orlando Silva com toques de Lucio Alves, y este otro que tenía delante, verdaderamente, eran dos personas diferentes...


A partir de este encuentro tracendente con Tom Jobim, vino la intervención del violão de João Gilberto en dos canciones del LP "Canção de amor demais" de Elizete Cardoso, la histórica grabación en solitario del vinilo odeon14360 de 78 rpm. con "Chega de Saudade" (A) y "Bim-Bóm" (B), los 3 primeros LPs entre los años 1959-1961, el Concierto del Carnegie Hall en New York, etc., hasta la grabación en 1963 del disco Getz/Gilberto, dónde participaron Stan Getz (saxo tenor), João Gilberto (violão & voz), Astrud Gilberto (voz), Tião Neto (contrabajo), Milton Banana (batería) y el propio Tom Jobim (piano).












Este LP, es considerado por los críticos musicales y aficionados del Jazz, cómo uno de los discos más importantes de la História de la Música. Una verdadera obra maestra.

A partir de aquí, cada disco de João Gilberto, es considerado como objeto de culto por los millones de aficionados en el mundo al Jazz, la música brasileña en general y a la Bossa Nova en particular.
Cada Concierto suyo, es un acontecimiento mediático, cómo lo fueron por ejemplo, los tres últimos hasta la fecha, realizados en el Auditório de Ibirapueira en São Paulo, Theatro Municipal de Rio de Janeiro y Teatro Castro Alves en Salvador de Bahia en el año 2008, con motivo del 50' Aniversário de la Bossa Nova.


En el escenário, la soledad de João Gilberto es infinita / Teatro Castro Alves, Bahia - 05 Septiembre de 2008

JG nunca participa en documentales, películas musicales, conciertos y/o homenajes a otros músicos.
Muy raramente ofrece entrevistas a los medios de comunicación, viviendo prácticamente recluído en su apartamento del barrio de Leblon en Rio de Janeiro.

Hasta el día de hoy no existe DVD o documental oficial comercializado de alguno de sus Conciertos, por expreso deseo del artista.

JG viaja con su inseparable violão Di Giorgio modelo Tárrega y dos micrófonos personalizados fabricados especialmente para él, por la empresa austríaca AKG, con la referencia AKG-414JG.

El pasado año 2009, João Gilberto canceló los tres Conciertos que tenía programados en España, en las ciudades de Madrid, Barcelona y San Sebastián, después de tener vendido el aforo completo de todos los eventos, con vários meses de antecedencia.
Una breve nota de prensa de la Organización pocos días antes del primer concierto de Madrid, aludía a problemas físicos del artista, cómo argumento y causa real de dichas cancelaciones.


















Y efectivamente, Joãozinho, cuando con sus pantalones cortos, volaba en su bicicleta por las calles polvorientas de Juazeiro, en su interior, ya había escogido el camino más difícil de todos: Convertirse en genio, principal arquitecto e inventor de un ritmo nuevo, maestro de acordes disonantes, perfeccionista hasta el límite, exigente e intransigente, maniático y amable, símbolo y leyenda de la Bossa Nova.
Aquel muchacho, había elegido convertirse en João Gilberto.



Mejor que la música, sólo el silencio.
Mejor que el silencio, sólo JOÃO.
(Caetano Veloso)







Agradecimientos:

A Claudia Menescal por ceder sus fotos (b/n) de archivo a BNClube para este nuevo post.
A Lunaé Parracho por su fantástica imagen del último Concierto de João Gilberto hasta el día de hoy, Teatro Castro Alves de Salvador de Bahia, 05/09/2008.
A Cristophe Brasil, por la ecualización de los archivos sonoros.mp3
A Radio Itaú Cultural por esta "Historia de la Bossa Nova"
A Ruy Castro por su libro "Chega de Saudade", verdadera "Biblia" para todos los "Desafinados", que ha servido como hilo conductor para este post sobre João Gilberto Prado Pereira de Oliveira.

24 octubre 2010

Historia de la Bossa Nova # 2 | Año 1958, el comienzo de todo...


Musicalmente, tal es la importancia del año 1958 en Brasil, que oficialmente es considerado como el "marco cero" y/o punto de partida de la Bossa Nova.
Este punto de inflexión, se produjo con la aparición de odeon14360, un vinilo de 78 rpm. que contenía la canción "Chega de Saudade" (A) y "Bim-Bóm" (B), interpretadas por un joven bahiano recién llegado a Rio de Janeiro, llamado João Gilberto.

João Gilberto con su inconfundible "batida de violão" sintetizó el Samba, creando un nuevo concepto en el ritmo, y desde ese mismo instante, modificó todo en la Música Popular Brasileña (MPB).


Aunque para ser fiel con la historia, es justo reconocer que este vinilo de leyenda, no hubiera surgido, si no se hubieran producido anteriormente otras curiosas circunstancias.Sólo unos meses antes de odeon14360, la discográfica Festa, editó un LP a 33 1/3 rpm. titulado "Canção de amor demais", con composiciones inéditas de Antônio Carlos Jobim & Vinícius de Moraes, interpretadas por una reconocida cantante de la época con un marcado estilo Samba-Canção, llamada Elizete Cardoso.




Era Abril de 1958.
Sólo 2.000 copias llegaron a las tiendas.
Este LP de Elizete Cardoso, que actualmente es el sueño de los coleccionistas, pasó sin pena ni gloria, prácticamente anónimo.

Potencialmente, la importancia y presencia del sello discográfico Festa en el mercado, era muy reducido, y podía ser considerado de “amateur” al lado de las todopoderosas Odeon, Copacabana y Columbia, grabadoras que dominaban prácticamente toda la distribución y el panorama musical brasileño en 1958.
No hay nada de contradictorio en esto, porque Festa no era más que un “capricho cultural” de su propietario, el periodista Irineu García.

El Elenco de la grabadora Festa en su conjunto, no estaba compuesto por músicos, intérpretes y/o cantantes reconocidos, sino que estaba integrado fundamentalmente por literatos y poetas amigos, que leían y recitaban sus obras, grabando y registrando así sus composiciones.


Irineu García era fiel frecuentador del bar Casa Villarino, un local situado hasta el día de hoy en la Avda. Calógeras 6, en pleno Centro de Rio de Janeiro.
Allí habitualmente, se reunía lo más selecto de la bohemia intelectual carioca de la época.
Entre los clientes habituales, estaban Dolores Durán, Aracy de Almeida, Ary Barroso, Vinícius de Moraes y/o Pablo Neruda entre otros.

En este bar, quedaron prácticamente acordadas y básicamente definidas las directrices y condiciones de la grabación del disco "Canção de amor demais".
Casi cómo anécdota, este disco contaba con la inclusión en un par de temas de un bahiano casi desconocido que tocaba su violão con un ritmo diferente y moderno. Este joven, se llamaba João Gilberto.


Casa Villarino, ya había sido testigo y protagonista en el verano de 1956, del primer encuentro-presentación oficial de Tom Jobim al reconocido poeta y vice-cónsul Vinícius de Moraes. Ocasión puntual dónde Vinícus le encargó al joven pianista de "inferninhos" y boates cariocas, la realización de la música de la obra teatral “Orfeu da Conceição/Orfeo Negro”.Este encuentro "casual", fue promovido por el periodista Lúcio Rangel, aprovechando "in situ", una antigua y apalabrada iniciativa de Ronaldo Bôscoli.



Vinícius de Moraes, Tom Jobim & Elizete Cardoso




Estas son algunas de las canciones contenidas en la grabación de Rádio Itaú Cultural, con motivo del 50º aniversário de la Bossa Nova y que pertenecen a dicho disco:
"Outra vez", dónde se escucha por primera vez en un registro sonoro, la “batida”, el ritmo inconfundible del violão de João Gilberto.
"Vida Bela", "Modinha", "Eu não existo sem você", "Canção de amor demais", "As praias desertas" y "Chega de Saudade", donde Elizete Cardoso interpreta esta canción al puro estilo lírico y trancesdental del Samba-Canção de la época, muy lejos de la idea moderna y original que tenía João Gilberto.






Los ensayos para la grabación de este disco, se realizaron en la casa de Tom Jobim, situada en la Rua Nascimento Silva, 107 en Ipanema (RJ).
Esta dirección, se convirtió años después en uno de los temas clásicos de la Bossa Nova: “Carta ao Tom 74”.







"Rua Nascimento Silva, cento e sete / Você ensinando para Elizete as canções do "Canção de amor demais" / Lembra que tempo feliz... / Ah, que saudade... / Ipanema era só felicidade, era como se o amor doesse em paz / Nossa famosa Garota nem sabia a que ponto a cidade turvaria esse RIO de amor que se perdeu..." (Toquinho & Vinícius)

Los continuos enfrentamientos tanto en los ensayos como en el estudio de grabación por el estilo y “modo de interpretar” de la cantante las músicas, fueron el foco de continuas y agrias discusiones entre Elizete y João Gilberto.
El joven bahiano, quería otra cosa diferente al tradicional y marcado estilo trágico del Samba-Canção de la época...

Su objetivo primordial era encontrar el equilibrio entre la lírica, la armonía y el nuevo ritmo. Con aquellos mimbres, una misión imposible.




Tan sólo unos meses después, João Gilberto, demostró en tan sólo 1’ 59’’ con la canción "Chega de Saudade", toda su originalidad, inspiración e innovación musical. y que era portador de la fórmula magistral de la síntesis de este ritmo nuevo / sintetizó esencialmente el Samba.
Cómo comentamos en el inicio de este post, esta verdadera obra de arte, la grabó en un vinilo de 78 rpm en la discográfica Odeon con el nº de matriz 14.360, que contenía en sus microsurcos sólo dos canciones:

"Chega de Saudade" (A): ..."Basta de nostalgia, la realidad es que sin ella no hay paz, no hay belleza, sólo hay tristeza y melancolía que no sale de mí..., no sale de mí..., no sale."

"Bim-Bóm" (B): ..."Esto es todo, mi baião, es sólo esto, y no hay nada más…, Bim-Bóm".




Para certificar su "Música Nova", a finales de aquel año 1958, João Gilberto volvió a grabar en el mismo sello Odeon otro disco también de 78 rpm con el nº de serie 14.426, que contenía otras dos canciones:

"Desafinado" (A): ..."Esto es Bossa Nova, esto es muy natural…" (Dónde aparecía por primera vez la expresión Bossa Nova en una canción).
"Ho-bá-lá-lá" (B): ..."El amor encontrarás escuchando esta canción” / Ven a escuchar el Ho-bá-lá-lá..."

Agradecimiento especial a Claudia Menescal por compartir con Bossa Nova Clube algunas imágenes de su archivo personal incluidas en este post.



15 octubre 2010

Historia de la Bossa Nova # 1 | El escenario Musical de Brasil, 1950


Con este post, iniciamos una completa y temática colección de archivos sonoros y grabaciones, realizadas por Rádio Itaú Cultural / São Paulo en el pasado año 2008, con motivo del 50º aniversario del nacimiento de la Bossa Nova.
Dichos documentos sonoros, analizan detalladamente y en profundidad las líneas maestras de ésta música que nació en Rio de Janeiro para después conquistar el Mundo.



Desde el año 2007, la Bossa Nova fue reconocida oficialmente como Patrimonio Cultural Carioca, por la publicación de un Decreto ley de la Alcaldía de Rio de Janeiro.

La relación de los 20 capítulos de la Historia de la Bossa Nova, es la siguiente:

1) El escenario Musical de Brasil, 1950
2) Año 1958, el comienzo de todo…
3) João Gilberto Prado Pereira de Oliveira
4) Antônio Carlos Jobim & Vinícius de Moraes
5) Grandes nombres de la Bossa Nova
6) El apartamento de Nara Leão
7) Grabadoras Elenco y Forma
8) Las Musas de la Bossa Nova
9) Los Tríos de la Bossa Nova
10) Compositores
11) Rio de Janeiro (RJ) años 50’
12) Bossa Nova em São Paulo
13) Concierto del Carnegie Hall (NYC)
14) Conexiones Internacionales
15) De Influenciados a Influenciadores
16) Curiosidades (I)
17) Curiosidades (II)
18) Año 1964, política e ideología Bossa Nova
19) Con Bossa y algo más
20) La Bossa Nova en la actualidad



En este primer capítulo, la cantante Fernanda Takai, como puntual narradora, realiza un breve recorrido por la diversidad de músicas que se escuchaban en el dial de las radios de Brasil en aquellos años 50’.
Bolero, Samba, música caipira, côco, baião, el rock (que estaba naciendo), orquestas, música de baile, mucha música americana, etc.




Algunas de las canciones y músicos que prepararon el terreno para el surgimiento de la Bossa Nova en el año 1958, fueron:

Mário Reis & Mª Clara de Araujo / "Jou, Jou balangandan"
Dick Farney / "Copacabana" (1946)
Trío Surdina / "Duas Contas" (1953)
Tito Madi / "Chove lá fora" (1957)
Dolorés Durán / "Por causa de você" (1957)

Y sobre todo,
Jhonny Alf / "Rapaz de Bem" (1956)


"Si la luz del sol me trae el calor y la luz de la luna me trae el amor...
Todo esto la Naturaleza me lo dá gratis..., entonces, para que quiero trabajar"...?



En la película “Coisa mais linda / Casos y Cosas de la Bossa Nova”, Carlos Lyra enfrente de la puerta del Hotel Plaza situado en la Avda. Princesa Isabel, 263 en Copacabana (RJ), comentaba que en la mitad de los años 50', un grupo de jóvenes entre los que se encontraban Roberto Menescal, João Donato, Tom Jobim, João Gilberto, Paulo Moura, Baden Powell, Luizinho Eça, Sylvinha Telles, Durval Ferreira, Maurício Einhorn y él mismo, frecuentaban la boite de dicho Hotel, para escuchar a un pianista que tocaba un Jazz evolucionado y diferente con contratiempos de Samba.
Tocaba una música nueva, evolucionada y extremadamente moderna. 

Este compositor, cantante y pianista iluminado que influyó con su música "nova" en todos estos iconos de la Bossa Nova, fue el genial Jhonny Alf, eterno Rapaz de Bem (19-05-1929 / 04-03-2010).


Nuestro recuerdo, admiración y cariño, siempre...!



05 octubre 2010

Bossa Nova Clube | 5.000 Desafinad@s en Facebook

Bossa Nova Clube desde hace algunas semanas, ha alcanzado el número de 5.000 miembros ("desafinados"), que es la máxima capacidad que la red social de Facebook asigna a cada perfil de usuário / Logo BNClube Blanco y Negro.

En consecuencia, hemos creado Bossa Nova Clube II para la admisión de nuevas solicitudes de amistad / Logo BNClube Cyan y Negro.


En este espacio virtual, intercambiamos todo tipo de información sobre eventos, vídeos, vinilos, CDs, partituras, música recomendada, novedades, y todo lo relacionado con esta música que nos apasiona!

Cómo símbolo de cada letra, gracias a:
Affonsinho, Betlem, Claudinha Telles, Danilo Caymmi, Eduardo, Felipe, Germán, Helena, Ivone, Javi, Katia, Luiza, Mariana, Nora, Olivia, Paulo, Queila, Rádio Mpb FM, Soraia, Tatiana, Ulisses, Vanessa, Wicky, Xixa, Yoko, Zé y a mi querida G.R.E.S. Estação Primeira de Mangueira.

28 septiembre 2010

Carlos Gardel | El Mito del Tango


Buenos Aires / Argentina


Después de pasar a primeros de este mes de Septiembre, 10 días en Buenos Aires, queríamos compartir con vosotros de forma breve, algunas de las experiencias vividas por Bossa Nova Clube en esta preciosa ciudad de Argentina.

Musicalmente hablando, es una ciudad abierta a todo tipo de estilos y tendencias, pero lo que quizás nos ha sorprendido más, es su gran vocación y devoción por el Tango.
Lejos de lo que sucede en otras grandes capitales dónde la música popular autóctona, por temas de modas, rentabilidad y consumo, va degenerando gradualmente con el paso del tiempo perdiendo sus raíces y acabando casi convertida en moneda turística de cambio, el Tango en Buenos Aires, es verdadero, extraordinariamente bien conservado y formando parte activa de la cultura colectiva.

Bandoneón de la Casa-Museo donde vivió Carlos Gardel
C/ Jean Jaurés, 735 / Abastos / 
Buenos Aires / Argentina


La pasión por el Tango en Buenos Aires, se manifiesta diariamente por ser el protagonista principal de los numerosos espectáculos en los completos programas culturales de teatros y/o espacios musicales donde habitualmente acuden tanto los turistas como los porteños.

Hemos podido comprobar que existen barrios, calles, casas, monumentos, museos, restaurantes, etc., dedicados temáticamente al Tango y a su Historia.
Sobresaliente y de obligada visita la Casa-Museo donde vivió Carlos Gardel, verdadero Patrimonio de la ciudad, en su continuo homenaje a este eterno Mito del Tango.





















Buenos Aires, con sus grandes y bien diseñadas avenidas, monumentos, antiguos cafés, restaurantes, comercios y tiendas de antiquarios, es uno de los destinos más interesantes de América Latina.
Destacar los famosos y atrayentes barrios de La Boca, Caminito, San Telmo, Puerto Madero, Palermo, La Recoleta y Centro.



Carlos Gardel que inmortalizó tangos como "Volver", "Caminito", "A media luz", "Por una cabeza", "El día que me quieras", "Uno", etc., es quizás para la mayoría de los argentinos, el icono, el símbolo, el Mito del Tango, y en la actualidad, se ha convertido en auténtica leyenda.
En paredes, fachadas y murales, es habitual leer: "Antes morir que olvidarte", en referencia al gran cariño y admiración por Gardel, que falleció en fatal accidente de aviación (cuando estaba en el punto más álgido de su carrera).


Para acompañar musicalmente este post sobre Buenos Aires, hemos seleccionado la canción "Cambalache", tango compuesto por Enrique Santos Discépolo en 1935.
A pesar de que la letra, está inspirada en la Sociedad del primer tercio del Siglo XX, este tango conserva desgraciadamente todavía plenamente su esencia y vigencia en este Siglo XXI, que vivimos. 
Por su transcendencia, arraigo popular y belleza, podría servir como ejemplo y "patrón" de la estructura y armonía musical del Tango, así como de la pasión y el espíritu porteño.




Carlos Gardel nunca cantó la canción "Cambalache", por estar cronológicamente terminada, sólo unos meses después de su trágico accidente.
Su muerte fué una circunstancia, que realmente conmocionó a la Sociedad de la época.








Cambalache
Enrique Santos Discépolo (1935)

Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé.
En el quinientos seis y en el dos mil, también.
Que siempre ha habido chorros, maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos, barones y dublés.

Pero que el siglo veinte es un despliegue de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue...
Vivimos revolcaos en un merengue y en un mismo lodo todos manoseados.

Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor,
ignorante, sabio o chorro, generoso o estafador.

Todo es igual...!
Nada es mejor...!
Lo mismo un burro, que un gran profesor.
No hay aplazaos ni escalafón, los ignorantes nos han igualao.

Si uno vive en la impostura y otro roba en su ambición,
da lo mismo que sea cura, colchonero, Rey de Bastos, caradura o polizón.

Qué falta de respeto, qué atropello a la razón...!
Cualquiera es un señor, cualquiera es un ladrón...!
Mezclao con Stavisky va Don Bosco y La Mignon,
Don Chicho y Napoleón, Carnera y San Martín...!

Igual que en la vidriera irrespetuosa de los cambalaches
se ha mezclao la vida, y herida por un sable sin remaches,
ví llorar la Biblia junto a un calefón.

Siglo veinte, cambalache, problemático y febril...
El que no llora no mama y el que no afana es un gil.
Dale, nomás...!
Dale, que va...!
Que allá en el Horno nos vamo’a encontrar...!
No pienses más, sentate a un lao, que ha nadie importa si naciste honrao...

Es lo mismo el que labura noche y día como un buey,
que el que vive de las minas,
que el que mata, que el que cura,
o está fuera de la ley.



"Cambalache" formó parte del repertorio de Joan Manuel Serrat en uno de sus primeros Conciertos en la ciudad de Buenos Aires.

Para terminar está mini-crónica de viaje, comentar que después de muchos años de amistad "virtual", tuvimos la suerte de conocer personalmente a Rosana Tealdi de Bossa Nova en Argentina.
Gracias Rosana por tu alegría, cariño y ahora también, amistad en 3D.





Bossa Nova Clube, brinda virtualmente por los fantásticos días vividos en la interesante y hospitalaria ciudad de Buenos Aires, con la certeza de volver a visitarla en tiempo futuro.

Viva Buenos Aires...!